Feb 2, 2020 | Innovación

Isidora Guzmán, miembro de plataforma Tremendas

“Quisiera que con este proyecto se tome más conciencia sobre la discapacidad y se avance hacia una accesibilidad universal”

“No quiero que a las personas en situación de discapacidad se les llame ‘valientes’ por salir a la calle, quiero que ser les llame libres. Libres por vivir en una comunidad y ciudad inclusivas y accesibles”, afirma Isidora Guzmán, que a sus 14 años creó, con el apoyo de la Municipalidad de Las Condes y la plataforma Tremedas, la aplicación “Encuentra tu lugar”, cuyo objetivo es ayudar a quienes tengan alguna discapacidad, a encontrar los estacionamientos que la ley dispone para ellos.

Nacer con diplejía espástica significa presentar una parálisis en las extremidades inferiores de mayor o menor consideración y, a veces, en las superiores. Isidora Guzmán vino al mundo hace 14 años con esta condición, que la ha llevado a moverse en silla de ruedas y otras veces con la ayuda de un carrito que la sostiene para poder desplazarse, pero que no le ha impedido desarrollar la impronta y la fuerza que la llevaron a ser “niña símbolo” de la Teletón en 2011, a formar parte del elenco de la teleserie “Eres mi Tesoro” de Mega, a conformar el Centro de Alumnos de su Colegio Institución Teresiano y, en definitiva, a concretar sus sueños. E Isidora sueña en grande.

Movida por una realidad que le toca ver cotidianamente, cuando con su familia busca estacionamientos para personas en situación de discapacidad, desarrolló –en conjunto con la Municipalidad de las Condes y la plataforma Tremendas–, una aplicación con un objetivo claro, pero que en nuestro país no siempre resulta tan fácil de lograr: encontrar lugares donde puedan dejar su auto quienes tienen algún tipo de discapacidad.

En 2003 la Ley 19.900 modificó la Ley de Tránsito, agregando un nuevo artículo (153 bis) que, en parte, sostiene que “en todas las vías públicas en que esté permitido estacionar, gratuitamente o no, las municipalidades deberán establecer dos estacionamientos por cada tres cuadras, destinados exclusivamente al uso de cualquier persona con discapacidad, los que deberán estar debidamente señalizados o demarcados”.

Sin embargo, en la práctica la realidad es otra: no hay estacionamientos suficientes, algunos no cumplen a cabalidad con la normativa y suele pasar que son utilizados por personas que no los requieren. El Servicio Nacional de Discapacidad (Senadis), hace la distinción de que los estacionamientos preferentes son para personas con movilidad reducida pero que no necesariamente posean una discapacidad –como embarazadas, adultos mayores y otros que presenten movilidad reducida temporal–, en tanto que los estacionamientos exclusivos sólo pueden ser usados por personas con discapacidad.

“Como familia nos toma cerca de media hora poder encontrar un estacionamiento para personas con discapacidad en cualquier mall o supermercado. A veces, no podemos estacionar en los lugares exclusivos porque no hay o están ocupados, y hemos debido quedarnos en los normales, que no están habilitados para poder moverme con más facilidad”, explica Isidora, añadiendo que ayudar a personas con discapacidad a encontrar estacionamientos y a saber si están bien ubicados o si cumplen con la normativa, es el motor que la movió a crear la aplicación que nombró como “Encuentra tu lugar”, con la que espera contribuir a la comunidad generando conciencia social, inclusión, compromiso y soluciones. La aplicación está en medio de un proceso de pruebas con la Municipalidad para su lanzamiento en febrero y con el nombre de Estacionamiento Las Condes.

“No quiero que a las personas en situación de discapacidad se les llame ‘valientes’ por salir a la calle, quiero que se les llame libres. Libres por vivir en una comunidad y ciudad inclusivas y accesibles”, afirma.

“Quiero hacer algo y no mirar por la ventana todos los problemas que ocurren en esta sociedad. Quiero avanzar y ser agente de cambio”

–¿Qué es lo que te gustaría lograr con esta aplicación?
–Pretendo que sea inclusiva y que todos puedan usarla, no sólo quienes tienen alguna discapacidad, sino también embarazadas y personas de la tercera edad, para así conocer mejor la sociedad y cómo funciona, y avanzar hacia la accesibilidad universal. Mi idea es que esta aplicación sea “colectiva”, es decir, que pueda retroalimentarse con los mismos usuarios a través de calificaciones de los estacionamientos, para que todos puedan saber cuáles son sus condiciones, antes de usarlos.
Yo no hice esto por gusto. Lo hice porque surgió como una necesidad y, en ese sentido, me gustaría que con este proyecto se tomara más conciencia sobre la discapacidad para así poder avanzar hacia la construcción de una sociedad mejor, que podamos aprender más del otro.

–En términos más concretos, ¿qué planes hay alrededor de tu aplicación?
–La aplicación comenzará a ser implementada en Las Condes, a través de su Municipalidad, pero espero que se expanda a otras comunas y ciudades. A futuro, visualizo que podría seguir con una página web con el nombre “Encuentra tu Lugar” y que dentro de esta plataforma, además de calificar estacionamientos, se puedan mostrar todos aquellos lugares que hoy son accesibles, como hoteles, colegios o restaurantes, y que también puedan ser calificados por los usuarios.
Siempre he tenido la idea de que esto sea como una comunidad, que todos cuenten su experiencia en diferentes lugares y que no sea exclusivo para personas con discapacidad.

–Más allá del hecho de que este proyecto surgió a partir de una necesidad, ¿ha habido algo o alguien que haya servido de inspiración?
–Cuando se me ocurrió hacer esto, estaba con mis papás en la mesa conversando sobre cómo son los jóvenes hoy, y que muchos se quedan sólo en las redes sociales. En mi colegio, ingresé a un programa que se llama Technovation Challenge, donde intentan fomentar que los jóvenes seamos agentes de cambio y empoderar a mujeres en tecnología.
Uniendo todo, mi papá me dijo: “Tú eres candidata para eso, tú puedes hacer una aplicación a través de tu necesidad”. Él siempre me dice “¿quieres quedarte estancada o hacer algo por el mundo?”. Y la verdad es que sí, quiero hacer algo y no mirar por la ventana todos los problemas que ocurren en esta sociedad. Quiero avanzar y ser agente de cambio. Ahí nació la idea de la aplicación y el nombre se nos ocurrió a todos.

–Te quedan ya tres años de colegio, ¿has pensado en qué hacer cuando termines esta etapa?
–Sí, me gustaría estudiar medicina. Me atrae la genética porque tengo el sueño de poder encontrar soluciones o la cura para enfermedades que hoy no la tienen, como el Alzheimer, un trastorno que puede aparecer a largo plazo en la vida y que está dentro de la herencia genética.

–¿Quizás encontrar la forma de ayudar en la prevención de una situación de discapacidad?
–No, eso sería restar la esencia de una persona. A mí no me gustaría que me quitaran la discapacidad, porque yo nací así y mi vida ha sido así. Mucha gente me lo ha preguntado y la verdad es que no cambiaría la condición que tengo hoy porque estoy acostumbrada y es la vida que me tocó. Me gustaría poder ayudar desde el punto de vista biológico.

“Yo no hice esto por gusto. Lo hice porque surgió como una necesidad y, en ese sentido, me gustaría que con este proyecto se tomara más conciencia sobre la discapacidad”

La diplejía espástica de Isidora Guzmán no le ha impedido desarrollar la impronta y fuerza que la llevaron a ser “niña símbolo” de la Teletón en 2011, a formar parte del elenco de la teleserie “Eres mi Tesoro” de Mega, a conformar el Centro de Alumnos de su Colegio Institución Teresiano y, en definitiva, a concretar sus sueños. E Isidora sueña en grande.

El rol de la mujer

Según el último Estudio Nacional de Discapacidad, actualmente en el país existen más de dos millones de personas en esta situación. De ese número, 64% corresponde a mujeres pero a pesar de representar la mayoría de ese segmento de la población, de los trabajadores con discapacidad contratados por el sector privado, 66% es hombre y 34%, mujer.

“¿Por qué debemos ser doblemente discriminadas? Mis sueños no terminan por esto, ahora sólo quiero trabajar para que todo cambie y cambie de verdad”, dice Isidora.

Y a sus 14 años, lo está haciendo. Actualmente forma parte de Tremendas, plataforma que visibiliza y conecta a mujeres jóvenes que usan sus talentos para apoyar a diferentes causas de impacto social, y que gracias a su apoyo logró presentar su proyecto a la Municipalidad de Las Condes, y concretarlo.

 

–¿La visibilización de ejemplos femeninos en puestos de trabajo, especialmente aquellos tradicionalmente masculinos, aporta en el avance hacia una igualdad de género?
–Contribuye profundamente, ya que inspira a las mujeres a hacer más cosas y derribar esa idea de que sólo los hombres pueden dedicarse a algunas áreas, o sólo las mujeres se pueden desempeñar en otras. ¿Por qué no mejor los “mezclamos” a todos, y los instamos a hacer lo que quieran? La sociedad siempre ha sido diversa, hay que mostrar eso y dejar que las personas se expresen. No categorizar por género.

–¿Crees que eres un referente para niñas que tienen tu edad?
–Creo que sí. Me gusta que los demás vean que los jóvenes sí hacemos cosas, que sí se puede y que no por ser menores de edad hay que quedarse de brazos cruzados ante las injusticias o ante aquello que nos motiva.
Quizás si no tuviera esta condición, sería individualista o sería una persona que no le gusta hacer nada por los demás. No lo sé, la vida me hizo enfrentar estas pruebas para demostrar algo a los demás. A la gente le diría que no hay que tener miedo por ser quién uno es, hombre, mujer, joven o adulto, todo parte por tener confianza en uno mismo.

–¿Cómo has visto la participación femenina en los movimientos sociales que hemos presenciado en Chile desde octubre de 2019?
–Siento que 2019 fue el año donde más nos destacamos como mujeres, en cuanto a defender nuestros derechos. Por ejemplo, el 24 de noviembre, en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el colectivo feminista Las Tesis realizó una intervención artística en diferentes ciudades del país para ayudar a visibilizar esta problemática.
El movimiento social ha potenciado las demandas de mayor equidad e igualdad y también le ha dado un nuevo enfoque a todo lo que está pidiendo el país.

–¿De qué manera, a tu juicio, este movimiento social puede ayudar a avanzar hacia un Chile más justo en cuanto a los derechos de las mujeres?
–Muchas de las demandas de las mujeres también son demandas sociales, que buscan principalmente dignidad e igualdad. A la mujer aún no se la ve como un par, con los mismos derechos y obligaciones que los hombres. El movimiento en general y el feminista, en particular, piden más igualdad en los derechos fundamentales, que se nos vea como humanos, sin juzgarnos por sexo o condición alguna.

 

“Me gustaría estudiar medicina. Me atrae la genética porque tengo el sueño de poder encontrar soluciones o la cura para enfermedades que hoy no la tienen”